Ypané a tan solo 27 kilómetros de Asunción, es una ciudad apacible y muy laboriosa, fue fundada por Domingo Martínez de Irala el 23 de marzo de 1538. En un principio la denominación del pueblo fue el de “Pitum”. En su territorio fue librada las batallas de  Ytororó y Avay, correspondiente a la guerra grande.

Actualmente cuenta con 52 barrios. “Ypané” representa a  los tres arroyos que recorren parte de su territorio, Ypané, Avay, Ytororó, que desembocan en el Río Paraguay. La palabra “Ypané” es vocabulario guaraní “Y”, agua, “pa” agua que recorre y desemboca en un río y “né”, un determinado olor de los esterales y arroyos secos, que aflora en épocas de sequía.

En los primeros años fue un pueblo eminentemente agrícola, donde sus moradores dedicaban a  la caza, la pesca, plantación de tomate, mandarina,zapallo, sandía, entre otros. Posteriormente, hasta el dia de hoy, los habitantes se dedican a diferentes rubros.

Ypané fue una reducción franciscana fundado por Fray Luis Bolaños y Fray de San Buenaventura. Tuvo una segunda fundación el 6 de mayo de 1862, cuando los franciscanos retornaron al Paraguay. En el año 1911 el pueblo de Ypané, fue trasladado del territorio de la Villa Real al paraje donde hoy se halla.

Los colores de la bandera de la ciudad son el verde, que simboliza la esperanza; y el amarillo, que representa “el alumbrar del sol hacia un nuevo amanecer”.  

PITUM UN PUEBLO NÓMADA.

Una mirada holística del pueblo de Ypané.

Las raíces históricas de la cultura Paraguaya, esta tiene su punto esclarecedor, en dos hechos básicos: la presencia multisecular de la cultura guaraní en estas tierras, y la llegada del español al Río de la Plata, su elección de residencia, y su decisión de arraigo permanente, desembocando finalmente en mestizaje. Cualquiera sea el ángulo desde la cual se observe o analice el proceso de la cultura paraguaya, hallaremos siempre en su raíz el punto nodal de esas dos órbitas culturales, el guaraní y el español.

A este respecto como diría muy bien la doctora Susnik, la actual cultura paraguaya es una cultura mestiza surgida del encuentro del maíz y la cultura del hierro desarrollado en un largo tiempo de tensiones, frustraciones interferencias mutuas, en el que se fue gestando lentamente el nuevo modo de ser cultural, que fue dando a través de un proceso que va desde el mismo encuentro de estos dos grupos humanos, pasando por el periodo de cuñadazgo y de libertades de civilizar, hasta llegar a la resistencia guaraní caracterizada por sus luchas y tenacidades.

Sobre este telón de fondo es comprendido la identidad de los pueblos del paraguay, que como expresión humana contiene una serie de características específicas que lo definen como tal, entre ellos su geografía, su historia,sus tradiciones y costumbres, estableciéndose así su cultura, su identidad de pueblo, y en última instancia su configuración comunitaria.

Dentro de estas coordenadas de comprensión debe ser entendida el perfil propio que define a pueblo de Ypané teñida con la impronta del mestizaje, con aquello que lo caracteriza como pueblo.

“Pitum un pueblo nómada”, es el intento de ver al pueblo de Ypané dentro del eje de su peculiaridad, esto es, su expresión o arraigo autóctono, su influencia colonizadora y su entronque religioso.

Los primeros grupos humanos que poblaron las tierras donde están asentados nuestros pueblos la de dos figuras emblemáticas, el de Domingo Martínez de Irala fundador del pueblo de Ypané y Fray Luis Bolaños, es estar hablando del telón de fondo sobre la que se dibuja el pasado y el presente del pueblo de Ypané; de ahí que estos precedentes históricos nos llevan a valorar nuestro pasado haciendo de ello nuestro tesoro común, al igual de cada trozo de madera, imagenes y clavos con la cual está ensamblado el retablo franciscano que hoy está dispuesta en la iglesia de San Pedro Apóstol de Ypané.

Domingo Martínez de Irala. Fundador de Pueblos.

Ambicioso y organizador como era Domingo Martínez de Irala empezó a fundar varios pueblos destinados para dar una residencia fija  a los indios de altos, areguá, atyra, guarambaré. ita, ypane, Tobatí y yaguarón. De esta manera: “principio” conforme describe Azara- desde luego obras tantas; pero como para terminarlas fuesen pocos los indios de Itá, yaguarón y acaai salió y subyugo sin dificultad los mongolas de tapua y los indios de Ybitirusu o Cordillera, formando de ellos los pueblos de Aregua, Yois y Tobati. Enseguida paso el Rio Monday de cuyos indios estableció los pueblos de Candelaria, Yborapariyá, Terecañé y Maracaiu. Por último fue a la provincia de Yatati, y subyugo sin tropiezo bajo el trópico de capricornio los indios de que fundó los pueblos de Atira, Guarambaré e Ypané o Pitum el mismo Azara, escribiendo sobre los pueblos de Ypané, y parroquias existentes en el gobierno de Paraguay ofrece una descripción del pueblo de Ypané:

El pueblo de Ypané tuvo también el nombre de Pitum cuando se fundó la provincia de Ytatí. Tabla de poblaciones del gobierno del Paraguay: nombre del pueblo (Ypané), año fundacional (1538), mes y dia (marzo, 23), latitud austral (25º 27`44”), longitud O. de Paris (59º52`11”), números de almas (278 indios).

El pueblo de Ypané estuvo muy emparentado con el pueblo de Guarambaré, este último tomó el nombre de un cacique, pero ambos pueblos temiendo a los Albayas, tuvieron que emigrar a fines de noviembre de 1673 al sitio que ocupan. Los indios pacificados por los conquistadores eran guaraníes y fueron repartidos a los españoles por Irala en encomiendas de mitayos y muchos conducidos a Asunción para trabajar en las obras, otros muchos acompañaron a Irala en la búsqueda de la Sierra de la Plata.

El 20 de octubre de 1542, Irala partió con orden de imponer al paso que los indios de los pueblos de Guarambaré, Ypané y Atyrá hiciesen una entrada al occidente por el chaco con el mismo objeto de descubrir un camino al Perú.

 

%d bloggers like this: